Los medios rusos anunciaron una noticia escandalosa: en la ciudad ucraniana de Mariúpol a los niños no los dejaron ir a clases, sino que los obligaron a cavar trincheras. El informe siguió el incidente en el estrecho de Kerch, cuando los buques rusos atacaron a los ucranianos y los llevaron cautivos.

Entre los medios que informaron sobre el hecho de manera especulativa están Life.ru, Россия 1, Аргументы и Факты, ren.tv, Взгляд. Agregaron que, de esa manera, los adultos usan a los niños huérfanos para “protegerse de las tropas rusas”.

También hubo bastante medios en español que difundieron la falacia desde las fuentes de la propaganda rusa, sin mencionar la fuente original o verificar información: News-Front, El Universal, Crónica Digital y otros. Ellos informaron de que era mismo Poroshenko que envió a los niños cavar trincheras y la movilización en Ucrania ahora tocó a los niños. StopFake juntó todas tonterías y verificó lo que sucedió en realidad. 

Life.ru: “En Mariúpol a los niños les obligaron construir fortificaciones contra las tropas rusas”

Ahora hay que explicar lo que pasó en realidad. El 26 de noviembre, Gennadiy Mojnenko, capellán evangélico y fundador de la fundación caritativa Piligrim (un centro de rehabilitación para los huérfanos sociales), junto con sus alumnos, llevó a cabo un acto patriótico para apoyar a los soldados ucranianos que están en las líneas del frente a lo largo del mar de Azov. Fueron para ayudar a equipar el territorio de las trincheras, que está literalmente muy cerca de su casa.

“Durante un corto plazo hemos limpiado algunas trincheras, en blindajes. Sacamos malas hierbas. Todo eso fue en territorio que no presentaba peligro alguno para la vida de los niños”, cuenta Mojnenko en un comentario para StopFake.

“Tal decisión la tomaron ellos para apoyar a nuestro ejército, porque justo ese día había sido aprobada la ley marcial en Ucrania”, agrega él.

Admite que han faltado parcialmente a clases pero, como el pastor asegura: “la formación de los ciudadanos con una posición socialmente activa es también mi deber pedagógico”.

Hubo muchas fotos y vídeos del evento y se ve claramente que nadie obliga a los niños a cavar trincheras: ellos juegan, hacen fuego, ayudan, hablan con los corresponsales. No hubo la necesidad de cavar nuevas trincheras o profundizar las que ya existen.

“Mis chicos van a través de esas trincheras a la playa en verano. Están ubicadas justo en el camino de mi casa al mar. La casa más cercana de nuestro orfanato familiar está a solo 300 metros de las trincheras más cercanas, las cuales en caso de un ataque desde el mar pueden convertirse en una potencial línea de frente”, explica Mojnenko.

Los medios rusos, por su parte, presentaron la historia con una luz muy diferente: tildaron al pastor evangélico jefe del orfanato como “un maníaco que cree ser un mesías” que “hace que los niños caven trincheras”.

@vesti_news “Niños cavan trincheras: Ucrania empezó su vida bajo la ley marcial”

Cabe destacar que, en 2013 y en 2015, el canal ruso RT produjo dos películas sobre las actividades misioneras de Gennady Mojnenko para la integración de los niños de la calle: Padre de los huérfanos y Una vez en África. Además hay otro documental sobre el ministerio de Gennady Mokhnenko con huérfanos: Almost Holy. Sin embargo, la actitud de los medios pro-Kremlin fue cambió drásticamente apenas el pastor expresó su posición sobre la agresión rusa en el este de Ucrania. No solamente trabaja como capellán en la línea del frente, sino también activamente ayuda al ejército ucraniano.

Los medios rusos publicaron tal informe para alinearlo con sus narrativas principales en torno a Ucrania. Por ejemplo, entre estas:

  1. El pánico total en Ucrania, en relación con la imposición de la ley marcial en áreas que limitan con Rusia y Transnistria (región de Moldova).

“Inspecciones totales en las carreteras de Mariúpol, incautación de camiones rusos en la región de Odesa, el ataque contra el centro comercial en Kyiv: razones por las que Ucrania se acostumbra a vivir de acuerdo con las leyes de guerra”, comenta un presentador del programa Vesti en canal Rossia 1. “En Mariúpol también funciona la ley marcial y los primeros en sentirla son los niños: fueron llevados para cavar trincheras”, escribe otro medio pro-Kremlin, REN TV.

  1. La ley marcial fue introducida por el presidente Petro Poroshenko para socavar las elecciones presidenciales de 2019 o para elevar su propia popularidad frente a las elecciones.

En el mismo reportaje de Vesti, el presentador dice que Poroshenko convirtió su viaje a Chernihiv en una propaganda política y que “a aquellos que no tienen suficiente edad para votar, los mandó a cavar trincheras”.

  1. La formación patriótica de los niños es una militarización infantil. Esta narrativa abarca los temas de los campamentos de entrenamiento militar para los adolescentes también, y presume que tales campamentos son “nazis”. Pues la historia de Piligrim fue interpretada de la misma manera, que las historias anteriores que StopFake había desmentido. La edición ТОК publicó un video acompañado con una música dramática que plantea que en Ucrania a los niños les enseñan “rusofobia”, “educándolos en las tradiciones nazis”.

“Pastor Mokhnenko: una historia del maniacodepresivos que obliga a niños cavar trincheras”, diario ruso AiF

El noticiero Svobodnaya Pressa publicó un artículo con el siguiente título: “El enemigo está en la puerta: Ucrania y Rusia preparan a los niños para la guerra”. El autor de la nota menciona que el pastor y sus alumnos hablan en ruso y que, según su parecer, esto “subraya el absurdo” de la situación y resalta que “fue provocada desde afuera”. Además, agrega que tal tipo de formación patriótica daña la psique de los niños.

Sin embargo, no es la formación patriótica, sino la agresión rusa lo que daña a los niños. Según datos de UNICEF, en los primeros dos años de la guerra en el este de Ucrania, al menos 1,7 millones de niños sufrieron (no se trata de muertos, sino de los desplazados internos). Esto es, prácticamente, el 34% de todas las víctimas. En 2017, UNICEF declaró que, aproximadamente, un millón de niños en el este de Ucrania necesitan asistencia humanitaria urgente, y que 200 mil escolares se ven obligados a estudiar en el contexto de los combates en la línea del frente.