Según los medios pro-Kremlin, Estados Unidos amenazó con destruir Ucrania si el país no renunciaba a su potencial nuclear. Por lo tanto, el liderazgo ucraniano, temiendo la amenaza estadounidense, comenzó el desarme. Los propagandistas refirieron a las citas del primer presidente ucraniano, Leonid Kravchuk. Agregan que él también dijo que Ucrania pudo lanzar accidentalmente misiles nucleares tras la derrota de la URSS. 

Los medios de propaganda pro-Kremlin también afirmaron que, después de la anexión de Crimea y de la ocupación de parte del Donbás, las autoridades ucranianas comenzaron a arrepentirse de la decisión sobre el desarme nuclear y, en lugar de Estados Unidos, comenzaron a culpar a Rusia. Así concluyen que esto no es nada más que la ideología “nacionalista rusófoba” de la Ucrania moderna.

RT

Ukraina.ru: Los EE.UU. amenazaron Ucrania en cuestiones de las armas nucleares

¿De verdad Kravchuk dijo esto o las frases fueron manipuladas y sacadas fuera del contexto? El primer presidente de Ucrania, Leonid Kravchuk, realmente dio una gran entrevista al Canal 24 ucraniano, durante el cual tocó el tema del desarme nuclear de Ucrania después del colapso de la Unión Soviética.

Entonces, Kravchuk dijo que en ese momento Estados Unidos advirtió al liderazgo ucraniano sobre la posible introducción de restricciones económicas contra Ucrania si no renunciaba a su potencial nuclear.

Canal 24

Pero el problema no era que Ucrania supuestamente podría lanzar misiles accidentalmente, como informan los medios rusos, sino que todas las ojivas en Ucrania apuntaban a los Estados Unidos, y el ‘maletín nuclear’ estaba en el Kremlin. Por lo tanto, todos los lanzadores estaban controlados exclusivamente por Moscú, por lo que Ucrania no podía garantizar la seguridad para sus socios occidentales.

“¿Por qué pusieron esta demanda? Porque en Ucrania había 165 sistemas balísticos nucleares dirigidos a los Estados Unidos. La gestión fue ubicada en Moscú y los misiles permanecían en nuestro territorio. ¿Quién podría garantizar que nadie apretaría un botón o lanzaría un misil? Y tal misil podría haber alcanzado el objetivo, que habría sido provisto por un código especial”, dijo Kravchuk en su entrevista para el Canal 24. 

También hubo muchas preguntas sobre el estado técnico de los misiles nucleares: en 1997, la vida operativa de las ojivas nucleares debería estar caducada y era necesario reemplazarlas o, de lo contrario, existía el riesgo de un «segundo Chornóbil» en el país. Por abandonar las armas nucleares controladas por Rusia en su territorio, Ucrania recibió beneficios económicos y evitó el aislamiento internacional: todas las ojivas nucleares, según Kravchuk, se exportaron a los Estados Unidos.

Después del colapso de la Unión Soviética en 1991, Ucrania recibió el tercer arsenal nuclear más grande del mundo: misiles balísticos intercontinentales y bombarderos estratégicos capaces de transportar armas nucleares. El 24 de octubre de 1991, la Rada Suprema de Ucrania adoptó una declaración sobre el estado libre de armas nucleares del país. Tres años después, Ucrania se unió a los tratados de no proliferación nuclear. A cambio, los líderes de los Estados Unidos, Rusia y el Reino Unido firmaron el Memorándum de Budapest con garantías de la integridad y soberanía de Ucrania.

Rusia, que anexó Crimea y ocupó partes del Donbás, violó gravemente el Memorándum de Budapest, que garantizaba la inviolabilidad de Ucrania. En este caso, no hay «rusofobia» en las declaraciones de Ucrania y ni de los socios occidentales contra Rusia, ya que el Kremlin ha descuidado una enorme lista de obligaciones internacionales e interestatales, incluido el Memorándum de Budapest, después de haber lanzado una agresión contra Ucrania.