El levantamiento del monumento del príncipe de Rus de Kyiv Volodymir (San Vladimiro I de Kyiv) en Moscú el 4 de noviembre provocó una polémica también en la prensa española. Varios medios famosos en los títulos indicaron que San Vladimiro bautizó o cristianizó a Rusia.

Varios noticieros republicaron la nota de la agencia española EFE, la cual dice:

“El presidente ruso, Vladímir Putin, inauguró hoy frente al Kremlin la monumental estatua del Príncipe Vladímir, que cristianizó hace más de mil años la Rus de Kyiv (988), el reino eslavo precursor del actual estado ruso.”

Lo que tampoco refleja bien los hechos históricos de Europa del Este.

En El Periódico leemos lo siguiente, lo que abarca por lo menos tres países:
“El príncipe Vladimiro gobernó a finales del siglo X y principios del XI un principado con capital en la ciudad de Kyiv (Rus de Kyiv), una entidad política considerada precursora de estos tres países”.

Notas así publicaron El Periódico, El Confidencial, La Vanguardia, Hoy Los Ángeles y otros.

Captura de pantalla de El Periódico

Captura de pantalla de El Periódico

Captura de pantalla de La Vanguardia

Captura de pantalla de La Vanguardia

Captura de pantalla de El Confidencial

Captura de pantalla de El Confidencial

Captura de pantalla de de Hoy

Captura de pantalla de de Hoy

Claro que los medios citaron el discurso del presidente ruso en la inauguración del monumento, pero como ya había informado StopFake en la noticia sobre el supuesto ingreso de la fábrica de chocolates Roshen en Rusia, no siempre hay que creer a Vladimir Putin sin verificar la información.

BBC Mundo en su nota indicó que este monumento provocó polémica en la sociedad, porque San Vladimiro no tiene conexión alguna a Moscú:
Sin embargo, no todos piensan así y la colocación de la estatua ha estado envuelta en polémica desde que se ideó… La principal crítica viene de aquellos que insisten en que San Vladimir no tiene relación histórica alguna con Moscú, ya que la primera mención de la ciudad data de 1147, un siglo después de su muerte”.

Captura de pantalla de BBC Mundo

Captura de pantalla de BBC Mundo

Primeramente vamos a referirnos al historiador de Rus de Kyiv más antiguo, la Crónica de Néstor, que cuenta los hechos del estado de Rus de Kyiv hasta el año 1113.

Ahí dice que en 988 Vladimiro fue a la ciudad griega Quersoneso (queda en la península de Crimea) y allí fue bautizado, porque quiso casarse con una cristiana y no pudo. Luego se volvió con su nueva esposa a Kyiv y llevó el cristianismo al país, bautizando la gente en el río Dnipró.

cronica-esp1

cronicaesp2

cronicaesp3

cronicaesp4

Otro historiador del siglo XIX-XX, Myjailo Grushevskiy, en su obra “Historia de Ucrania-Rus” cuenta que la cuestión de aceptar una nueva religión no era una cosa muy sorprendente, porque por las rutas comerciales y con los cristianos que ya habían llegado conocieron algo del cristianismo, cuando fue introducido por el príncipe Vladimiro.

Grushevskiy dice que en el año 988 cuando Vladimiro fue a Quersoneso y de allí trajo a su nueva esposa, “podría ser el mismo año cuando Kyiv fue bautizado, pero no hay una certeza en esto”.

El mapa muestra la distancia de  Quersoneso a Kyiv, donde en su sede Vladimiro cristianizó al pueblo de Rus de Kyiv. En blanco está marcado el territorio actual de Ucrania y en verde los territorios de Rus de Kyiv en ese entonces, lo que también obviamente incluye al territorio de Bielorrusia del día de hoy.

140806-rusvolodymyra

El estado de Moscovia fue creado no antes del año 1263 que estaba bajo el Horda de Oro hasta 1480. Solo bajo el rey Piotr el reino de Moscovia recibió su nombre como Imperio Ruso en el principio del siglo XVIII (1721).

Claro que en este estado también tuvo el dominio la iglesia ortodoxa del estilo Bizantino, o sea la misma que fue adoptada por San Vladimiro.

Por lo tanto en los tiempos de San Vladimiro no pudo bautizar ni a Rusia, ni a Moscovia, porque en su entonces en estas tierras estaban los bosques salvajes.

Además la creación de los mitos históricos es una herramienta de la propaganda del Kremlin, también ampliamente usada en los temas sobre la Segunda Guerra mundial. La creación de los mitos historicos permite justificar algunos acciones en el presente o promocionar la idea como “siempre fue nuestro”.