El senador de EE.UU, Rob Portman, quien es un republicano de Ohio, y el demócrata de Connecticut, Chris Murphy introdujeron un proyecto de ley destinado a la lucha contra la propaganda de Rusia, China y otros países, informó Voz de América.

Rob Portman

Rob Portman

Según ellos, el proyecto de ley nombrado “Ley de lucha contra la desinformación y la propaganda del exterior”, cuya meta es mejorar las capacidades de los Estados Unidos para contrarrestar la propaganda y la desinformación del exterior que desestabiliza el país y facilitar a las comunidades locales en otros países los medios para defenderse contra la manipulación desde afuera.

Hablando en la conferencia en el Consejo del Atlántico, el instituto de investigación con sede en Washington, Portman dijo que está convencido de que EE.UU no se esfuerza lo suficiente para contrarrestar la propaganda y desinformación extranjera.

“Mientras que hay muchas discusiones en la sociedad sobre la urgencia de luchar con el extremismo, y con razón lo hacen, creo que es igualmente importante para hacer algo contra los esfuerzos extremadamente sofisticados, integrales y de largo plazo por parte de los estados que manipulan y ejercen la manipulación para alcanzar su objetivo, frecuentemente a expensas de los aliados de los Estados Unidos; nuestros intereses, nuestros valores”, dijo Portman.

“Estos países gastan enormes sumas de dinero en la emisión avanzada de sus medios y capacidades para los medios digitales, campañas específicas, financiación de los movimientos políticos extranjeros, y otros esfuerzos para influir en las audiencias y las poblaciones claves «, añadió el senador.

Según el republicano de Ohio, la escala de gasto correspondiente con la Voz de América del gobierno de los Estados Unidos, y la de Radio Europa Libre / Radio Libertad, que está financiada por el Congreso de los Estados Unidos, resulta insignificante en comparación con el dinero gastado en RT, un canal de televisión por satélite financiado por el Kremlin, y el canal chino CCTV, que mantiene el gobierno chino.

La reestructuración está animada

Portman también señaló que existe una necesidad para reestructurar los esfuerzos de EE.UU contra la propaganda.
“Me asombra que ahora no tengamos ninguna agencia o departamento estatal encargado a nivel nacional del desarrollo, integración y sincronización de las estrategias globales del conjunto del gobierno para contrarrestar la propaganda y desinformación extranjera”, dijo él.

Así que la legislación propuesta busca reestructurar los esfuerzos contra la propaganda hechos por el gobierno estadounidense, también le permitirá coordinarla mejor, añadió Murphy.

“La simple sugerencia de nuestro proyecto de ley es tener una estrategia de paraguas que una a todas las agencias que toman su parte para tener una estrategia bien coordinada”, dijo Murphy.

La ex presidenta en funciones del Instituto de la Paz de EE.UU la directora ejecutiva de iREX, Kristin Lord, dijo que la conferencia es un rasgo importante para una legislación que propone la inversión en la gente «de confianza» que da argumentos contra la propaganda del exterior.

«No importa si se trata de la lucha contra la propaganda, o contra el extremismo, a lo que realmente tenemos que llegar es a un acuerdo con el hecho de que el gobierno de los Estados Unidos no es siempre la voz más creíble en estos debates. Así que tenemos que invertir en las personas que están dando los argumentos más creíbles.», dijo Kristin Lord.

Una propuesta para el centro nuevo

Bajo el proyecto de ley, el nuevo centro para la analítica informativa y reacción jugaría la parte de coordinación. El centro mismo debería ser dirigido por el Departamento de Estado de EE.UU, pero con la participación del Departamento de Defensa, la Agencia de EE.UU. para el desarrollo internacional, la Broadcasting Board of Governors y también “los servicios de inteligencia y otros organismos competentes”.

El proyecto de ley establecería un Fondo de Acceso a Información, lo que contribuirá a la formación de los periodistas locales, así como la concesión de subvenciones y contratos con organizaciones no gubernamentales y sociedades civiles, centros de investigación, empresas del sector privado, organizaciones de medios y expertos externos del gobierno de Estados Unidos que tienen experiencia en la identificación y el análisis de los métodos de desinformación utilizadas por los gobiernos extranjeros.

Este fondo, dijo Murphy, sería «simplemente para sembrar buenos esfuerzos informativos – diciendo la verdad, hablando contra las narrativa de la propaganda rusa, chinas y de todo el mundo».
La legislación también serviría para «reforzar» el apoyo de los programas de intercambio del Departamento de Estado «, que ha sido tan vital para el movimiento creciente hacia la autodeterminación en todo el mundo.»

Fuente: VOA