Ocho métodos sucios de la propaganda en las redes sociales

Escrito por Daniil Malukha y Sergii Klimovych, para Texty.org.ua
Traducido y revisado por StopFake 

¿Cómo distribuyen en Facebook cierta información usando tu nombre? ¿Por qué tus amigos piensan que le has dado me gusta a un sitio web con mala reputación? Las personas que crearon los grupos de entretenimiento ganan con la propaganda. Hemos identificado los ocho métodos más comunes de manipulación y engaño que están siendo utilizados por las sedes políticas de Ucrania, las compañías comerciales y los propagandistas rusos.

  1. Dar me gusta en Facebook sin querer

A tus amigos les apareció en noticias que te ha gustado una página rara de contenido muy dudoso. ¿Cómo sucedió eso? Fuiste engañado y usado, cuando diste un click a una publicación con un título llamativo y luego, ya en la página web, saltó una ventana que tapaba todo el contenido y decía algo así como “sepa más de nuestras noticias en Facebook”. Mientras estabas irritado e intentabas cerrarla, cualquier click con el ratón sobre esta ventana se contó como un “me gusta”.

Esta técnica permite ganar audiencia en las redes sociales rápido pero, por supuesto, infringe las reglas de Facebook.

  1. Alguien comparte por tu nombre

Tus amigos dicen que justificas a alguien injusto, pero no te enteras de qué se trata.

Pues, una vez que has agregado a tus amigos a una persona desconocida con una foto de perfil muy amable y seductora, ya esa cuenta recibió el acceso a la lista de tus amigos. En configuraciones de Facebook se puede esconder la lista incluso para los amigos, pero pocos lo hacen. También se pueden configurar las etiquetas que te “pegan” los amigos en las redes sociales pues, si no tienes esta configuración hecha, tus etiquetas en las publicaciones y fotos van a aparecer directamente sin tu revisión. Y si este amigo desconocido te etiqueta en su fotografía con publicidad, evento o cualquier otro tipo de información, eso aparece en las noticias para tus amigos: algunos pensarán que es tu propia publicación.

La matemática es simple. Supongamos que tienes 1 000 amigos, el spamer etiquetó a unas cien personas, si nada más que el 5% de todos los amigos ven esa información, habrá alcanzado unos 5 000 usuarios.

¿Y si fueran decenas los spam-interventors? Además, está la posibilidad de pagar anuncios y de hacer publicidades dirigidas a ciertos grupos de audiencia.

  1. La compra de grupos, comunidades y páginas populares

En 2014, uno de los autores de este artículo fue testigo de cómo, en una hora, unos quince grupos con nombres tipo “Interesante Vinnitsa” se convirtieron en una red de grupos con el nombre de otra región, algo así como “Interesante Volinia”, aparentemente los moderadores querían cambiar su contenido por motivos políticos, para luego difundir información propagandística pagada dirigida a los residentes de esa región. Al final, no llegaron a tener un efecto real en las elecciones locales.

  1. Bloquear temporalmente a un líder de opiniones en las redes sociales

¿No puedes encontrar en Facebook a tu amigo, o le escribes, pero no te responde? Muy probablemente fue bloqueado. Pudo haber comentado o publicado algo que no les gustó a trolls rusos y, repetidamente, empiezan a solicitar las quejas para que Facebook lo bloqueara. Este método es bastante común para los trolls de Olgino.

Está la opción de tener, por si acaso, otro perfil, aunque un bloqueo por 30 días de una persona influyente es suficiente para llevar a cabo una campaña electoral…

  1. Comentarios de spam

Quieres leer toda la discusión debajo de una publicación, pero ves solo media docena de comentarios, tomados fuera de contexto. Este es un algoritmo de Facebook que te ofrece solamente los comentarios más “interesantes” o “resonantes” (en opinión de la máquina). Y lo aprovechan: cuando un «anti-troll», que protege a su cliente de la invasión de trolls, llega a la discusión desde varias cuentas y deja pensamientos «neutrales». Pero es importante no utilizar la función Responder, sino hacer comentarios aparentemente nuevos, porque el algoritmo los considera como más relevantes para los lectores. El negativo real se esconde en algún lugar por debajo.

  1. Bots y trolls

¿Personas desconocidas te insultan en comentarios o empiezan a mandarte mensajes privados? No te preocupes, probablemente son bots. La mayoría de las cuentas bots aparentan ser mujeres. Los bots se activan después de unos días o semanas de haber sido agregados como amigos.

El perfil del bot siempre es muy genérico, con pocas fotografías; habitualmente robadas de otros perfiles.

Bots y trolls son carne de cañón en las batallas virtuales de una guerra híbrida, y son producidos en las “fábricas de trolls” en dimensiones industriales. Según la información de un canal de Telegram —“La confesión de un bot del Kremlin”—, en Olgino (provincia de San Petersburgo, Rusia) hay una división especial para su creación.

Un bot es una herramienta muy primitiva de la propaganda y de la manipulación, pero funciona porque su cantidad es innumerable.

Además, los bots se usan no solo para guerras entre países, sino también a nivel de disputas en un ayuntamiento. Por ejemplo, la “fábrica de trolls” de Olgino recientemente ha creado muchos bots como si fueran cuentas de ucranianos. Algunos de ellos escriben únicamente en ucraniano, incluso pueden poner objeciones si el oponente escribe en ruso.

“Los comentarios de los bots siempre han sido y seguirán siendo la principal forma de tomar dinero del cliente. El negocio trae dinero con cero efecto negativo. Se basa en los deseos irracionales del cliente de ver cómo la audiencia lo elogia y elimina cualquier aspecto negativo”, comenta Mykola Malukha, el experto en comunicaciones de Internet preelectorales.

  1. La comunidad de élite

¿Te uniste a un grupo de Facebook y te parece que son personas de ideas afines? ¡Ojo!

Con bastante tiempo antes de las elecciones se crea un grupo medio cerrado como  plataforma para la discusión. Se siente como si hubiera entrado a una comunidad de élite.

“El lanzamiento de dicho grupo en Facebook no es muy caro y es bastante efectivo. Los hechos reales se pueden confundir con rumores, e incluso con «noticias basura». El trabajo competente llevará a la audiencia al nivel en que los usuarios percibirán cualquier información”, opina Malukha.

¿Cómo puede uno detectar tales manipulaciones? Prender el pensamiento crítico y verificar, aunque sea superficialmente, la información. Es suficiente con usar Google.

  1. Anuncios en Facebook

En los EE. UU. discuten mucho sobre cómo los anuncios de Facebook pagados (por Rusia) de propaganda política impactaron en las elecciones. Por ahora ofrecen introducir la norma de que la red social muestre quién ha pagado por un anuncio. En Ucrania también los anuncios de las publicaciones políticas en Facebook se usan ampliamente.

Después de todo, Facebook realmente no verifica si una información es falsa. Por lo tanto, podemos ver cómo a través de la publicidad se difundieron francas tonterías. Por ejemplo, una página oficialmente dedicada al contenido de la diversión publica con anuncios pagados; algo en contra de ciertas organizaciones, o cosas que aparentan ser políticas.

Eso pasa con casi todas las páginas grandes (con decenas y cientos de miles de seguidores) dedicadas a la ciudad de Kyiv, o a cualquier otra, que venden sus publicaciones a los políticos.

Facebook habitualmente revisa si la publicación no viola las normas y si no tiene palabras-stop, pero no verifica si hay una manipulación.

¿Cómo resistir esto? Es muy simple: no te creas lo que dice la gente desconocida en las redes sociales. Antes de compartir una publicación, incluso de tu amigo, comprueba los datos básicos en Google. Entonces no te convertirás en un idiota útil, que otros usan para lograr sus objetivos.