StopFake: el principio

Cinco años atrás, durante la Revolución de la Dignidad, cuando el expresidente Viktor Yanukovych huyó y las tropas rusas empezaron la ocupación de Crimea, los ucranianos empezaban a sentir una potente ofensiva de información por parte de los medios rusos.

El espacio de información de Rusia, Ucrania y Europa se inundó con informes falsos de los medios rusos y pro-Kremlin que comenzaron a publicar sobre “un golpe de Estado inconstitucional en Ucrania”, sobre las actividades de la “junta ucraniana”, “la legitimidad de Yanukovych” y el papel de los Estados Unidos y de la UE en las protestas del Maidán. Fue precisamente en esos días que la palabra “fake” comenzó a formar parte de la vida habitual. Así los periodistas y los expertos comenzaron a llamar la información falsa que distorsiona los hechos reales y cambia la realidad, pero se presenta como una noticia real.

En tal situación y ambiente en 2014 fue lanzado el proyecto voluntario de StopFake para desmentir las falacias publicadas. La iniciativa fue creada en base al programa de maestría universitaria de periodismo de la Academia Kyiv Mohyla y congregó a profesores, egresados, estudiantes y otros periodistas. StopFake juntó un equipo de profesionales de más de 40 personas que siguen trabajando contra la desinformación. El enfoque principal fue la información sobre los acontecimientos de Ucrania difundida por los medios rusos y por los que tienen la postura pro-Kremlin. Con el tiempo, el proyecto expandió sus actividades y ahora monitorea la información sobre Ucrania en los medios de otros países; además, llevó a cabo investigaciones acerca de la influencia y de los métodos de la propaganda rusa en Ucrania, en otros países y en otras regiones, principalmente la Unión Europea y los países de la antigua Unión Soviética.

En 2014 el equipo de StopFake reaccionaba a los desafíos de esta época, pero en el día de hoy StopFake es más que un proyecto más de verificación de hechos, es un hub analítico que investiga los problemas de la desinformación y de la propaganda en su complejo.

“Estamos comprometidos con el trabajo analítico, el monitoreo, la investigación, el desarrollo de nuevos enfoques en la educación mediática; de hecho, hemos creado la tendencia de usar la verificación de hechos para probar la desinformación extranjera, hemos recopilado evidencia irrefutable de la existencia de un sistema complejo de desinformación del Kremlin y hemos elevado el nivel de comprensión de este problema a nivel internacional”, explica el jefe redactor de StopFake, Yevhen Fedchenko.

La primera nota en nuestra página web apareció el 2 de marzo de 2014. La noticia, que resultó ser falsa, trataba de la transición masiva del ejército ucraniano, ubicado en Crimea, al lado de las autoridades rusas en Crimea y fue publicada por RIA Novosti, la agencia estatal de Rusia.

Justo este día en Crimea empezaron a aparecer “los hombres verdes” (los militares rusos sin marcas de identificación). Junto con esto los medios rusos explotaron con la cantidad inmensa de las noticias falsas sobre Ucrania. La relevancia y demanda del proyecto en este momento era muy alta: la noticia en Facebook sobre la creación de StopFake fue compartida más de 13 mil veces antes de que notas de rectificación aparecieran en la página web.

El CEO de StopFake, Ruslan Deinychenko, recuerda la primera falacia desmentida por él:

“Entonces los medios rusos habían inventado que las zonas fronterizas de la Federación Rusa estaban llenas con miles de refugiados ucranianos. Sin embargo, no lo demostraron en sus informes, mientras que en las noticias mostraban un vídeo de la transición a la frontera ucraniano-polaca. Verificar esta información fue fácil. Llamé al Servicio Federal de Migración de la Federación Rusa y solicité información sobre refugiados de Ucrania. Una representante del departamento informó de que en una semana tuvieron, literalmente, varias llamadas telefónicas de ucranianos. No había una afluencia de “miles de refugiados”. Aunque en una conversación ella mencionó que había instrucciones del liderazgo para preparar lugares para los refugiados, ya estaban comprando carpas, ollas, ropa de cama. Incluso entonces me sorprendió el por qué necesitaban todos estos preparativos si no había refugiados. Pero después de un par de meses, cuando los rusos desataron una guerra en el Donbás y aparecieron los refugiados, se hizo evidente que el Kremlin se estaba preparando para tal escenario de antemano”.

En el mismo año 2014 StopFake desmintió los fakes más absurdos: sobre el niño crucificado, el controlador de vuelos español Carlos y uno sobre “dos esclavos”.

La verificadora de hechos y experta en medios Olena Churanova opina que las noticias falsas son desarrolladas por medios que aparentan ser medios de periodismo, pero se utilizan como las herramientas de las guerras informativas. El crecimiento de la popularidad de las redes sociales dio un empujón para este tipo de verificación de hechos que realizamos. La verificación de hechos está llamada para aclarar los procesos en el caos informativo.

Según Churanova, tras 5 años del lanzamiento de la campaña desinformativa contra Ucrania, la propaganda rusa ha cambiado sus métodos y enfoques: “Hay menos mentiras abiertas, en su lugar se usan medias verdades, titulares que manipulan el contexto de los textos de las noticias más probables y veraces. Sin embargo, crece la popularidad de los medios ucranianos que sirven para ser fuentes de la propaganda rusa, y a menudo manipulan con la información”.

 

StopFake también tiene muchos servicios en diferentes idiomas que se dedican al espacio informacional de los países respectivos. Así, en los medios alemanes, según la observación de la redactora de StopFake en alemán, Galyna Shimansky-Geier, la mayoría de las noticias falsas tenían relación con la guerra en el Donbás.

“Las narrativas sobre Ucrania como un Estado fallido permanecen hasta ahora, porque la meta principal de la desinformación rusa en los medios alemanes es desacreditar a Ucrania, a su presidente y al gobierno proeuropeo”, comenta Shimansky-Geier.

Según la opinión del director del proyecto Kremlin Watch en la República Checa, Jakub Janda, StopFake levantó la cuestión de la desinformación rusa en la agenda europea. Además, StopFake fue el prototipo para la creación de East StratCom Task Force, una iniciativa de verificación de hechos de la Unión Europea.

El cofundador de EUvsDisinfo, Jakub Kalensky, cree que StopFake se convirtió en un proyecto principal en el área de la contraacción a la desinformación: “StopFake mostró primero lo importante que es el análisis regular de noticias falsas. Cuando comenzamos el proyecto EUvsDisinfo, nos guiamos principalmente por el deseo de crear algo como el StopFake paneuropeo”.

El equipo de StopFake, aparte de desmentir noticias falsas, también almacena el archivo de la propaganda, analiza la desinformación y las narrativas principales.

La redactora de StopFake en español, Alina Mosendz, dice que el trabajo de StopFake también es conocido en otros países hispanohablantes.

“La mayoría de la falsedades en los medios españoles tocan a los temas internos, pero sobre Ucrania también están dando vueltas muchas narrativas de la propagadas del Kremlin. Para algunos países de América Latina es aún peor porque están bajo la influencia de la propaganda rusa”, dijo Alina Mosendz.

La redactora del servicio en francés, Oksana Pinsker, afirma que en Francia el papel de los proyectos que contrarrestan la propaganda rusa crece.

“Las notas de StopFake, incluidas las refutaciones de los noticieros pertenecientes al Estado ruso, como RT y Sputnik, son discutidas y reproducidas activamente no solo por periodistas y expertos en Francia, sino también por usuarios comunes, y no se trata solamente de la diáspora ucraniana en Francia”, comenta Pinsker.

“Ella señala que, por ejemplo, Sputnik en francés nos llama el “site ukrainien tristement célèbre StopFake” (“infame sitio web ucraniano StopFake”) o “démystificateurs de la propagande du Kremlin” (“desmitificadores de la propaganda del Kremlin”). Podemos discutir con la definición de “infame”, pero cuando los oponentes nos llaman “desmitificadores de la propaganda del Kremlin”, este es uno de los raros casos cuando no mienten”, comparte Oksana Pinsker.

El redactor del servicio en italiano, Mauro Voerzio, dijo que el gobierno italiano ahora es bien prorruso. Por lo tanto, no es una tarea fácil combatir la desinformación pro-Kremlin en el espacio informacional del país. Sin embargo, agrega que la gente hace caso a los informes de StopFake para entender la situación.

Junto con 13 versiones en distintos idiomas en la página web y en las redes sociales, StopFake también tiene un vídeo semanal en inglés, ruso y ucraniano, publica un diario Tu Derecho a Saber para las regiones ocupados de Donetsk y de Lugansk con una tirada de 200 000 ejemplares.

La educación mediática es el rumbo para ganar la lucha contra la propaganda

La participación en los proyectos dedicados a la educación mediática últimamente forma parte del trabajo del equipo de StopFake. Se trata de la capacitación de alumnos, estudiantes, periodistas, sociedad civil, profesores de colegios y de universidades, e incluso de los políticos.

Para los profesores universitarios, StopFake junto con Bellingcat llevaron a cabo un taller dedicado a la verificación de información en universidades, tras esto fue desarrollado un programa educativo para los estudiantes de periodismo de las universidades ucranianas.

Según el jefe redactor de StopFake y el director de la Escuela de Periodismo de la Academia Kyiv Mohyla, Yevhen Fedchenko, “el uso de tales habilidades debería convertirse en una parte indispensable del trabajo de un periodista moderno, que llevará a la profesión a un nuevo nivel cualitativo”.

Desde 2018 los expertos de StopFake junto con IREX desarrollan el programa “Learn to Discern” para la introducción de la educación mediática en las escuelas secundarias, incorporada en las materias como literatura, historia, arte, lenguaje, etc. Más de 150 colegios en todos los rincones del país ya participan en este proyecto.

El reconocimiento internacional

Los resultados del trabajo del equipo de StopFake han sido altamente apreciados internacionalmente. Durante más de cinco años de trabajo, más de 300 medios de comunicación mundiales informaron sobre el proyecto, incluidos el New York Times, CNN, Politico, Washington Post, La Vanguardia y otros.

En 2014, StopFake recibió el premio The Bobs de Deutsche Welle como el mejor proyecto en ruso. Desde 2016, StopFake figura en la lista de New Europe 100 (organizaciones y personas que producen cambios en Europa Central y del Este), compilada por Res Publica, Google, Visegrad Fund y Financial Times.

En 2017, el proyecto StopFake recibió el prestigioso Premio a la Democracia del National Democratic Institute (NDI) como organización líder en la lucha mundial contra la propaganda y la desinformación.

En 2016, StopFake se convirtió en socio de la red global First Draft, que está trabajando para mejorar la calidad del periodismo en línea. La red se fundó en septiembre de 2016 y reunió a organizaciones tan influyentes como Facebook, Twitter, YouTube, New York Times, BuzzFeed News, Washington Post y CNN. El objetivo principal de la asociación es mejorar las habilidades y los estándares de las ediciones digitales, intercambiar información, verificar hechos y verificar las cuentas de testigos.

En 2017 junto con el periodista británico, Tim White, StopFake ha creado el documental “Nothing but Lies” (Nada aparte de Mentiras), en el cual cuenta sobre el fenómeno de las noticias falsas.

Más hechos sobre StopFake en cifras:

  • 5 años trabajando
  • 13 servicios en distintas lenguas
  • 10 millones de visitantes de la página web
  • 100 mil seguidores en Facebook
  • 38 mil seguidores en Twitter
  • 188 mil seguidores en todas las redes sociales
  • 230 mil horas en los vídeos semanales (252 videos en ruso, 226 en inglés)
  • 144 podcasts de radio
  • 200 mil ejemplares del diario impreso
  • Más de 2640 noticias falsas desmentidas

 

 

Escrito por Oleksandr Yaroshchuk y Viktoria Romaniuk