Desde mediados de agosto de este año, los incendios destruyen mayormente la parte brasileña de la Amazonía. El tema se volvió muy mediático, provocando una polémica alrededor de la persona del presidente brasileño Jair Bolsonaro. La popularización de este tema se ha convertido en una oportunidad para una avalancha de noticias falsas de todo tipo, especialmente debido a la actitud dominante hacia el presidente brasileño.

Las primeras noticias falsas aparecieron en forma gráfica, o sea en las imágenes. Las celebridades, así como los usuarios comunes, inundaron las redes sociales compartiendo voluntariamente fotos. Algunos de ellos, gracias al hashtag #PrayForAmazonas, incluso alcanzaron el rango viral de cobertura.

@c.syresmith, Instagram

Jaden Smith compartió la foto de arriba de un bosque en llamas. Había juntado más de 1.6 millones de me gusta en su perfil. Y aunque esta es en realidad una fotografía de lo que estaba sucediendo en la Amazonía, fue tomada en 1989 y publicada en The Guardian en 2007 en un texto que discutió la deforestación depredadora en la región durante los últimos 40 años.

Otra fotografía muy compartida, realmente toca el corazón: un mono con el hocico abierto en un grito triste sostiene a un cachorro muerto en sus patas. Sin embargo, el mono joven no está muerto, sino solo aturdido por una caída. Y la foto fue tomada en Jabalpur, India, en 2017 por el fotógrafo indio Avinash Lodhi.

Foto via Avinash Lodhi Fuente: Facebook, Avinash Lodhi

Las fotos no correspondientes fueron compartidas por muchas estrellas: Madonna, Leonardo Dicaprio, Ronaldo e incluso el presidente francés, Emmanuel Macron. 

La mayoría de las fotos muestran realmente los incendios de los bosques amazónicos, pero de años anteriores: a veces, incluso, veinte o treinta años atrás. Pero entre los lanzamientos falsos también había imágenes de bosques en llamas de otras partes del mundo, incluida Suecia.

Además, en las redes sociales fue compartida información de que futbolistas como Messi, Ronaldo, o incluso el cantante Chayanne contrataron aviones para combatir el fuego en la Amazonía. Las publicaciones llevaban un par de fotos con aviones hidrantes. Según la verificación de Factual AFP, tal información fue desmentida por los portavoces de los delanteros. Es más, una de las imágenes de aviones es del fotógrafo Oleksii Suvirov y fue tomada en Ucrania en 2013, durante ejercicios para extinguir incendios forestales en Perevalne, Crimea.

Otra falacia es que la información de que estos son los incendios más grandes en los bosques amazónicos de la historia fue, en gran medida, una exageración. Aunque son incluso un 80% más que en 2018 durante el mismo período, son solo un 7% más altos que el promedio de los últimos diez años. Además, como señala Matthew Hansen, de la Universidad de Maryland, la mayoría de los incendios son, en realidad, provocados anualmente por agricultores que queman hierba en los campos y en áreas que ya carecen de foresta.

Seguimos… Otra información falsa que se repetía con frecuencia es el informe de que la Amazonía es el «pulmón de la Tierra» responsable de la producción de 20% de oxígeno en la atmósfera de la Tierra. Scott Saleska, de la Universidad de Arizona, explica que si bien los incendios en la Amazonía y la deforestación son extremadamente alarmantes, no representan ningún riesgo para los niveles de oxígeno atmosférico. En primer lugar, la producción neta de oxígeno de los árboles es, en última instancia, casi nula, porque los árboles también respiran. Producen oxígeno como un subproducto de la fotosíntesis, pero cuando mueren, lo absorben para liberarlo en forma de dióxido de carbono, junto con el carbono almacenado en las plantas como producto de la podredumbre o la quema. Las únicas plantas que producen oxígeno son aquellas que terminan su vida en el fondo de los océanos donde no pueden absorberlo nuevamente.

Además, el número del 20% no coincide con la realidad. Saleska da cifras: los trópicos son responsables del 25% de la producción de oxígeno en tierra. La Amazonía es, en el mejor de los casos, la mitad de la selva tropical, por lo que estamos reduciendo la tasa al 12%. Además, la mitad del oxígeno se produce en tierra, y la otra mitad es producida por organismos acuáticos. Por lo tanto, en el mejor de los casos, la selva amazónica produce alrededor del 6% del oxígeno producido por la fotosíntesis. En la escala de nuestra atmósfera, esto realmente no es mucho; como ya se mencionó, las plantas consumen la mayor parte de este oxígeno en el proceso de respiración.

Como le dijo a Forbes Leonardo Coutinho, uno de los principales periodistas ambientales en Brasil, los incendios forestales más grandes ocurrieron durante el término del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en 2003-2008, pero nadie lo acusó de crear riesgos para los bosques amazónicos, como está sucediendo ahora en el caso de Bolsonaro. 

 

A modo de comparación, a continuación se muestra un resumen de los resultados de Google Trends para las solicitudes «Incendios en la Amazonía» (“Amazon forest fire” en inglés) y «Incendios en la Siberia» (“Siberia fire” en inglés) para este año. Los incendios en Siberia cubrieron más de 3 millones de hectáreas de tierra. Los incendios en la Amazonía son de menos de un millón de hectáreas.

WM

Fuentes: Forbes, NYTimes, Newsweek, El Comercio, Factual AFP