Foto por Chris J Ratcliffe/Getty Images

Escrito por Yuriy Bershidsky, para The Insider

En el programa Voskresnoe Vremya del Primer Canal de Rusia reaccionaron a nuevos detalles del caso del envenenamiento de Sergey y Yulia Skripal en la ciudad británica de Salisbury.

El corresponsal acusó a investigadores británicos y a políticos, que repiten sus hallazgos, de no tener suficiente evidencia y de afirmar sin fundamento, intentando encontrar debilidades e inconsistencias en su versión.

Por ejemplo, señala:

“Una botellita apareció misteriosamente en la cercana Amesbury, donde Charles Rowley la encontró a fines de junio y se la dio a su novia, le costó la vida. Pese a que le socavó su salud, puede conceder entrevistas, y la primera desconexión en la versión de Scotland Yard está ahí.

“Era una caja, de tres por tres pulgadas. Dentro había una botella de vidrio. Saqué esta botella del paquete de plástico y puse un pulverizador sobre ella”, dijo Charles Rowley.

Es decir, resulta que los envenenadores, en lugar de apresurarse a esconderse, empacaron cuidadosamente la botellita con un veneno peligroso y de alguna manera lo arrojaron a la próxima ciudad, porque no fueron a Amesbury”.

Pero esto se explica de manera muy simple: los envenenadores arrojaron el frasco de veneno que quedaba no en la papelera, sino en una caja especial en la que los residentes locales ponen cosas que quieren donar a los necesitados. Quizás esta caja simplemente fue confundida con la papelera. Fue en Salisbury, donde la encontró un residente del pueblo vecino Amesbury, Rowley.

Pero las palabras de Rowley de que la botella estaba en un envoltorio de plástico realmente causan dudas. Tal vez, de esta manera, quiera quitarse parte de la culpa por la muerte de su amiga Don Sturgess, a quien dio los “perfumes” encontrados: si el paquete hubiera estado sellado, su comportamiento no se vería tan irresponsable.

Luego el periodista ruso continúa:
“En general, eran delincuentes muy extraños, porque luego fueron a una tienda de antigüedades y estuvieron de pie durante un largo tiempo cerca del escaparate de una tienda cerrada, mirando monedas antiguas. Bueno, no siempre compra imanes para refrigerador”.

Pero en el video publicado, los rusos que llegaron a Gran Bretaña con pasaportes a nombre de Alexander Petrov y Ruslan Boshirov solo se detienen unos segundos para mirar el escaparate; uno de ellos le señala al otro algunos bienes exhibidos allí.

Durante el tiempo desde el intento del asesinato contra Sergei y Yulia Skripal en Salisbury, los medios de comunicación, diplomáticos y políticos rusos han intentado muchas veces explicar estos eventos de tal manera que Rusia y sus servicios especiales no tengan nada que ver con el envenenamiento y que la responsabilidad sea de las autoridades británicas. Las versiones eran variadas y algunas veces se contradecían, pero cada vez resultaban falsas. Aquí hay algunos casos que en algún momento llamaron la atención de la rúbrica “Anti-Fake”.

  1. “Alforfón de combate”

A principios de abril, Kirill Kleimenov, el presentador del programa Vremia,  y el programa 60 minutos del canal Rusia-1 comenzaron a “refutar” al unísono a la prensa británica de haber inventado la versión “anti-rusa” de que el exespía y su hija fueron envenenados por alforfón traído desde Moscú.

Tal versión realmente no era muy creíble, pero los propagandistas rusos no han prestado atención a lo que fue publicado en el poco respetable periódico The Sun el 1 de abril (el día de los Inocentes). Los noticieros creíbles se adhirieron a la versión, que se convirtió en el resultado de la investigación principal.

  1. “El cambio de la posición” de las autoridades británicas

Al mismo tiempo, a principios de abril, Vesti informó que, después de la declaración del laboratorio militar en Porton Down de que no se había establecido el origen ruso del veneno utilizado en el asesinato, la prensa y el parlamento de Gran Bretaña presuntamente criticaron drásticamente a Boris Johnson, el entonces ministro de Asuntos Exteriores por sus acusaciones contra Rusia.

De hecho, no hubo una crítica de esta versión en medios británicos respetables, y de los políticos solo se encontró un marginal que fue expulsado del Partido Laborista por desacreditarlo. Mientras que el laboratorio solo declaró que establecer un sitio presunto de la fabricación del veneno no forma parte de su trabajo, por lo tanto no identifican el lugar de la producción.

  1. La cremación de cadáveres de animales en la casa de Skripal fue la destrucción de evidencia

Maria Zajarova (la portavoz del MAE de Rusia), un personaje permanente de la rúbrica “Anti-Fake”, se unió prontamente a la campaña de propaganda para blanquear a Rusia. Dijo que el hecho de que las mascotas muertas de la casa de Skripal (un gato y dos cobayos) fueran cremados implica la destrucción de evidencia, y se sorprendió especialmente de que el gato haya sufrido una eutanasia, supuestamente, debido al hecho de que estaba “en una condición de estrés”.

En realidad, Zajarova tradujo incorrectamente la declaración del representante del Ministerio del Medio Ambiente británico o distorsionó deliberadamente su contenido, pero el lado británico no dijo nada sobre el estrés del gato. Se usó la expresión “in a distressed state, lo que significa que sufría por estar en una condición dura. Una declaración sobre la destrucción de la evidencia parece en general extraña, ya que las muestras de tejido de los animales muertos fueron conservadas.

  1. ¿De verdad se trata de Novichok?

A mediados de abril los propagandistas rusos comenzaron a convencer a la audiencia de que en la versión británica no tiene sentido la aplicación del agente paralizante Novichok. El corresponsal del Primer Canal, Timur Siraziev, usando al genético y biotecnólogo Ilya Duhovlinov por alguna razón declarado como si fuera experto en armas químicas, intentó refutar la versión del uso de Novichok en forma líquida, diciendo que este veneno es inestable y volátil, por lo que su uso, sin duda, hubiera conducido a numerosas víctimas. Era una mentira: sustancias organofosforadas, a las cuales también pertenece Novichok (A-234), son sustancias no volátiles.

El químico Leonid Rink, que participó en desarrollo del Novichok, en el reportaje de Siraziev dijo que los Skripal no tenían los síntomas típicos de intoxicación por fósforo, tales como contracción de las pupilas. Sin embargo, no se sabe por qué hizo tales conclusiones, porque en ningún reportaje se habló de las pupilas. Rink estaba tratando de decir que los Skripal no fueron envenenados por Novichok, sino por la sustancia venenosa BZ, desarrollado en los Estados Unidos. Pero en el laboratorio suizo de Spiez ya han confirmado los resultados de los colegas británicos de que era precisamente Novichok.

  1. Los servicios especiales occidentales hace mucho tenían Novichok

En mayo pasado, muchos medios presentaron simultáneamente como un giro sensacional en la investigación una publicación de un periódico alemán de que la fórmula de Novichok ya había llegado a varios Estados occidentales a principios de la década del 90. La habría traído a Occidente un desertor de Rusia. Parece que en ese momento Rusia ya se había resignado a aceptar que el veneno era Novichok y comenzó a afirmar que no era de origen ruso.

Pero, en realidad, lo que estaba en Occidente desde hacía tiempo era otra especie de veneno parecido al Novichok: el A-230. En el envenenamiento de los Skripal se trató de A-234.

  1. Yulia Skripal leyó con un papel una mala traducción de inglés

A fines de mayo, cuando la recuperada Yulia Skripal grabó un videomensaje en el que pidió que no interfieran en su vida y rechazó la ayuda de Rusia, el propagandista #1 Dmitriy Kiselyov intentó convencer a la audiencia de que lo hizo bajo presión, y que el texto que leyó no fue escrito por ella misma. El estilo del texto, según Kiselyov, se asemeja a una traducción literal del inglés, y la versión en inglés, en contraste, parece mucho más correcta e incluso refinada.

De hecho, según el facsímil publicado de los manuscritos de ambas versiones, en ruso y en inglés, de la declaración, puede entenderse que el original era el ruso, con algunas correcciones, y que el texto en inglés, escrito en una letra completamente diferente, es una traducción obvia correspondiente a la versión final del texto ruso después de las correcciones.

Además, el mismo programa de TV ruso llamó la atención sobre la cicatriz en el cuello de Yulia Skripal la huella de una traqueotomía, una operación quirúrgica que se hace para que un enfermo con los músculos debilitados pueda respirar. Según Leonid Rink, con la intoxicación por sustancias organofosforadas no hay relajación muscular. Por lo tanto, nuevamente apareció una versión de propaganda que decía que el veneno no era Novichok. Lo que faltó mencionar es que el síntoma característico de la intoxicación de fósforo es un espasmo del músculo liso y que, por lo tanto, para poder ayudar a respirar a una víctima se hace la ventilación mecánica, para lo que se necesita una operación de traqueotomía.

  1. El viceministro británico dijo que Rusia no tiene nada que ver con el incidente de Amesbury

Después del segundo envenenamiento con Novichok, que mató a una mujer local e hirió gravemente a su pareja, la agencia de noticias pro-Kremlin RIA Novosti ha emitido una declaración de urgencia: “El jefe adjunto del Ministerio del Interior británico dijo que, de acuerdo a los datos preliminares de Londres, Rusia no estuvo involucrada en el incidente con el envenenamiento en Amesbury”. Otros medios informaron que Londres no encontró un vínculo entre el nuevo envenenamiento y el caso Skripal.

De hecho, la declaración del político británico dice que los residentes de Amesbury fueron víctimas del ataque anterior (es decir, el de Skripal), pero que no eran el objetivo del asesinato.

  1. Alemania tiene dudas de la culpabilidad de Rusia

RIA Novosti, junto con muchos otros medios rusos, difundió la información de que en una entrevista la vicepresidenta del Partido de Izquierda de Alemania dijo que no hay pruebas de la participación de Moscú en el incidente con Skripal.

Sin embargo, no explicaron que la política representa a un partido de extrema oposición de izquierda, y la posición de las autoridades alemanas es bastante inequívoca: se solidarizan con Gran Bretaña. La opinión de la diputada opositora se intentó pasar como si fuera la de todo el Bundestag.

  1. ¿Skripal aún está vivo?

A fines de agosto, cuando entraron en vigencia las sanciones estadounidenses contra Rusia, impuestas en relación con el intento contra Skripal, el Primer Canal se preocupó por el destino del agente doble y su hija, que no estaban en contacto con nadie. Según los autores del reportaje, o se mantienen aislados a la fuerza o ya no están vivos.

Pero en abril se filtró información a la prensa británica sobre el hecho de que los Skripal se convirtieron en participantes de un programa de protección de testigos: les hicieron nuevos pasaportes con otros nombres, tal vez cambiaron su apariencia; según algunos informes, se mudaron a los Estados Unidos. Pero no habría necesidad de que las autoridades británicas se escondieran si uno de ellos moría: esto solo fortalecería las acusaciones británicas contra Rusia.

  1. La OPAQ no confirmó la versión británica sobre el Novichok

A principios de septiembre, cuando fue publicado un informe de la OPAQ sobre el envenenamiento de Don Sturgess y Charlie Rowley en Amesbury, el Primer Canal hizo una historia en la que llamó la atención sobre el hecho de que el informe publicado no menciona un veneno específico, y se apresuró a acusar a la prensa británica de distorsionar su contenido, como los periódicos británicos escribieron acerca de Novichok. Y de nuevo aparece Leonid Rink: contradiciendo su tesis anterior, dijo que el Novichok encontrado en la casa de Rowely en una botellita era tan puro que solamente es posible que fuera hecho en un laboratorio británico.

En realidad, fue el Primer Canal de Rusia el que tergiversó los hechos: el resumen del informe breve no menciona realmente el Novichok, pero se dice que la OPAQ confirma las conclusiones de los expertos británicos. Por qué el hecho de la pureza de la sustancia señala a Gran Bretaña y no a Rusia no quedó muy claro ni fue explicado por Rink.

  1. Dos envenenadores, de manera incomprensible, estaban en un punto al mismo tiempo

María Zajarova de nuevo se sumó al juego, diciendo que las fotos de los agentes rusos identificados por las autoridades británicas mientras cruzaban la frontera en el aeropuerto de Londres fueron falsificadas, pese al hecho de que las dos cámaras de vigilancia registraron a los agentes al mismo tiempo.

De hecho, las fotos fueron tomadas en diferentes corredores de aduanas del aeropuerto de Gatwick, entre los que se pueden ver pequeñas diferencias. Los agentes llegaron en el mismo vuelo, por lo que no hay nada sorprendente en el hecho de que cruzaron la frontera al mismo tiempo.

  1. Los Skripal no volvieron a casa después de que el veneno fue aplicado al picaporte de la puerta

En una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, Vasily Nebenzia, el representante de Rusia,  intentó declarar inconsistencias de la versión británica. Le sorprendió que el veneno fue llamado algunas veces como gel, otras como líquido, y el hecho de que el Novichok un veneno peligroso haya sido transportado en una botella habitual de perfumes. También le pareció sospechosa la secuencia de los eventos: si los envenenadores, como afirma la investigación británica, habían tocado el picaporte de la puerta de la casa de Skripales al mediodía, entonces los Skripal, que salieron de su casa a las nueve de la mañana, no podían haber sido envenenados de esta manera.

La versión de que podría ser un gel se mencionó solo en las primeras etapas de la investigación, cuando ni siquiera se estableció que el veneno estaba en la manija de la puerta. Una sustancia no volátil sin riesgo especial puede transportarse en una botella fuertemente cerrada; además, hay sospechas de que los agentes no trajeron el veneno con ellos, sino que lo recibieron de un cómplice en Londres. En cuanto a los movimientos de los Skripal el día del envenenamiento, en marzo la prensa británica informó que el auto de Skrypal había llegado al centro de Salisbury desde el lado donde ubica su casa.

Con el nuevo reportaje del programa Voskresnoe Vremya la cantidad de fakes en esta historia aumentó a 13. The Insider espera con ansiedad la continuación.

Escrito por Yuriy Bershidsky, para The Insider