El 19 de septiembre, muchos medios propagandísticos informaron que en Lviv —una ciudad occidental de Ucrania—han prohibido usar la lengua rusa. La razón de la indignación en los medios de comunicación rusos fue la decisión del Consejo Regional de Lviv de imponer una moratoria temporal sobre el uso de productos culturales de Rusia. El tema sobre el uso de los idiomas en Ucrania siempre es manipulado por los medios pro-Kremlin —como una de sus narrativas principales— para crear la impresión de que la lengua rusa, junto con los rusoparlantes, es perseguida en Ucrania.

Ukraina.ru

Gazeta.ru

Esta decisión del Consejo Regional de Lviv fue comentada por politólogos, por periodistas e incluso por funcionarios rusos que no nada tienen que ver con la política interna de Ucrania. La habían llamado “una ley de Lviv” y agregaron que casi la mitad de los parlamentarios locales (43 votó en contra y 57 votó a favor, supuestamente) intentaron impedir tal ley. No está claro de dónde sacaron las cifras, porque en el Consejo regional de Lviv estuvieron presentes 61 diputados y 57 votaron a favor de esta decisión. Los datos pueden ser encontrados fácilmente en la página oficial del Consejo Regional de Lviv junto con los nombres de los diputados que han votado.

RT

Es más, esta decisión no es una ley mandatoria y nacional, sino que es una moratoria ordinaria sobre la prohibición del uso de contenido cultural ruso, es temporal y durará en la región de Lviv hasta que termine la ocupación rusa de los territorios ucranianos.

Además, los diputados explicaron a los periodistas locales que esta moratoria es consultiva, y para nada forzada o legislativa, como afirman los propagandistas.

Se trata de una posible prohibición de obras audiovisuales rusas en restaurantes, en clubes nocturnos y en otros negocios de la región de Lviv. Una decisión parecida ya fue tomada el 17 de abril. Según los diputados locales, eso se necesita para “evitar la escalada de tensión y para superar las consecuencias de la rusificación prolongada».

Ellos también quieren proponer a la Rada Suprema de Ucrania (el parlamento) introducir tal norma para todo el país.