El 6 de septiembre la asociación Centro Representativo de la República Popular de Donetsk en Francia difundió un comunicado, que informaba que la justicia francesa, supuestamente, había reconocido tanto la legitimidad de la existencia de la representación como la «existencia de la república popular de Donetsk». El jefe de la asociación, Hubert Fayard, que se llama a sí mismo “el honorable representante de la RPD”, respaldó esta decisión y la llamó una «victoria».

El comunicado de prensa se publicó después del juicio en Aix-en-Provence, Francia. En las audiencias, se discutió la posibilidad de cerrar la asociación, que se llama a sí misma la «representación oficial» de las milicias de la ilegítima república de Donetsk controlada por Rusia.

Los medios de comunicación rusos y prorrusos citaron tal noticia de los líderes de esta asociación francesa que apoya el separatismo y la ocupación rusa en Ucrania.

Por ejemplo la agencia de noticias pro-Kremlin Sputnik en francés cita a Hubert Fayard y a Natalia Nikanorova (llamada ministra de exteriores de la república autoproclamada) y concluye que tal decisión de la corte francesa significa el reconocimiento de la ilegítima república de Donetsk.

Sputnik France

De hecho, en los documentos de registro de la organización no se consigna la creación de una representación diplomática, sino solo una organización pública ordinaria.

Una corresponsal ucraniana que vive en Francia y escribe para el semanal Tyzhden, Alla Lazareva, comenta que desde el punto de vista legal, no es fácil detener las actividades de esta asociación.

Ella explica que el «Centro de representantes de la RPD» de Marsella, es legalmente una mera organización pública que opera bajo la ley adoptada en 1901. La ley francesa es muy leal a las asociaciones, y no obstaculiza su establecimiento, porque, en general, se trata de un derecho garantizado por la Constitución. Debido a esto, para que el tribunal decida cerrar la asociación, se necesitan razones serias y buenas.

Por la solicitud del Ministerio de Asuntos Exteriores el fiscal de la ciudad de Aix-en-Provence demandó a la asociación y solicitó su disolución, ya que se trata de una «representación semi-diplomática en Francia, que viola el orden estatal e internacional».

El pasado jueves 6 de septiembre la corte dictaminó que no fueron encontrados «objetivos y metas ilegales».

Por el momento, el contenido de la decisión y la posición de los representantes oficiales de Francia siguen siendo desconocidos.

Por lo tanto, la justicia francesa no cerró la asociación, pero de ninguna manera confirmó su legitimidad como representante de territorio no reconocido. Además, no estamos hablando del reconocimiento de la república popular de Donetsk, la formación rusa de títeres, que no fue reconocida oficialmente por ningún Estado miembro de la ONU, ni siquiera por Rusia.

El gobierno francés también enfatizó muchas veces que no planea reconocer la ilegítima república de Donetsk, y mucho menos establecer relaciones diplomáticas con ella.