Un periodista británico de la BBC, John Simpson, el 1 de octubre en la parte de viajes del periódico de Gran Bretaña “The Telegraph” publicó una nota con el título “John Simpson: Crimea’s charms uncovered” (John Simpson: el encanto de Crimea ha sido descubierto).

El autor llamó a los británicos a viajar a Crimea, que ahora está ocupada por Rusia, violando así la ley de Ucrania. Además él dijo que Crimea siempre fue parte de Rusia, pero ahora llegar a la península solo es posible desde el territorio de Rusia.
John Simpson  Crimea s charms uncovered   Telegraph
En el segundo párrafo de la primera edición del artículo de Simpson fue escrito que el líder soviético Nikita Jruschov regaló Crimea a Ucrania, que siempre había pertenecido a Rusia (“he handed over Crimea, which had always been Russian»).

Luego la edición corrigió esa parte y añadió el periodo de tiempo durante el cual la península formó parte de Rusia. En el tercer párrafo el periodista afirma que entrar a la península sólo es posible por el territorio de Rusia. No es verdad, porque el paso entre Ucrania continental y Crimea no es prohibido para transporte ligero y peatones.

telegraph.co.uk

telegraph.co.uk


Es más, la entrada a Crimea por territorio que no sea ucraniano se considera como una violación de la ley ucraniana. Eso puede implicar sanciones personales, como restricciones al ingreso en Ucrania, prohibición para tener contactos de negocios, la suspensión de las operaciones fiscales y otros.

Para el ingreso al territorio de Crimea los extranjeros deben obtener el permiso especial del Servicio Estatal de Migración de Ucrania.

Aquí pueden ver el orden de entrada a los territorios temporalmente ocupados.

Simpson hizo también otro error, cuando dijo que Nikita Jruschev entregó Crimea a Ucrania. En realidad la región de Crimea empezó a formar parte de la República Socialista Soviética Ucraniana por el decreto de Presidio del Soviet Supremo de la Unión Soviética del día 19 de febrero de 1954 y por la ley de la Unión Soviética del día 26 de abril del mismo año.

En fin en el artículo hay una inexactitud de como se escribe el nombre de la ciudad de Simferópol.

telegraph.co.uk

telegraph.co.uk


La nota de John Simpson levantó la crítica del Grupo de Los Derechos Humanos de Jakov, de la Asociación de los ucranianos en Gran Bretaña y del editor de “The Economist” Edward Lucas.

Recordemos que el otro periódico británico “Daily Telegraph” en 2014 fue muy criticado por publicar las notas de propaganda rusa, que fueron pagados por el diario estatal “Russkaya Gazeta”, sobre el tema que Rusia no tuvo parte en la tragedia del avión de las aerolíneas de Malasia MH-17. La edición obtuvo £900,000 anualmente por la publicación de las notas de “Russia Beyond the Headlines” (la edición que pertenece al diario estatal “Russkaya Gazeta”).