Los titulares de los medios de comunicación rusos sobre la cumbre de la UE y Ucrania no tienen ni fin ni piedad: “Una cumbre más desastrosa”, “una cumbre arrugada”, “una cumbre que terminó en nada de nada”, etc. En general en los artículos de la prensa rusa no tiene sentido buscar algo positivo sobre el evento que pasó en Kyiv entre los presidentes de la UE y Ucrania. Hasta llegaron a la conclusión de que la cumbre se terminó con un escándalo.

Al mismo tiempo la Comisión de la UE hizo declaraciones completamente opuestas a lo dicho por los medios rusos. Así señalaron que “las reformas en Ucrania junto con el apoyo de la Unión Europea dan frutos positivos”. Los medios de información extranjeros informan que la falta de la declaración final no juega un papel tan importante en comparación con lo que ya fue hecho.

«Una cumbre Ucrania-UE más desastrosa: Tusk alertó a Kyiv de no derrotarse a si mismo”

«La entrada con sufrimientos. ¿Porqué la cumbre Ucrania-UE resultó ser arrugado?»

El análisis de la cumbre con Ucrania en los medios rusos y occidentales resultó ser contrapuesto. Por ejemplo, en el artículo de Vesti.ru pusieron el acento en que “los combatientes neonazis bloquearon todas salidas del edificio del parlamento”, “en la sala de sesiones hay peleas” y “la cumbre Ucrania-UE fue reconocido como la más desastrosa en los últimos 19 años”.

Lenta.ru, por su parte, llamó al Acuerdo de Asociación como si fuera algo “desamparado”, según el cual “Kyiv ahora debe cumplir con todos requisitos desagradables”. Su conclusión fue que la UE y Ucrania “han llegado a un punto muerto en sus relaciones”.

La falta de la declaración final, por la opinión de RIA en Ucrania, “reveló diferencias fundamentales entre los miembros de la comunidad europea”.

El medio digital MK.ru afirmó que “la diplomacia de Kyiv le cansó a Europa” y “la cumbre terminó con un escándalo”, ya que “la falta de la declaración final señala a una crisis en las relaciones entre Kyiv y Bruselas”. También lo publicó Life.ru.

KP.ru también concluyó que “la cumbre terminó con nada de nada”, mientras “la UE abusó el sueño de Poroshenko”. Según este medio “Poroshenko demandó a los miembros de la UE aceptar a Ucrania, pero Europa lo rechazó y mandó a que espere sentado”.

El canal de televisión que pertenece al Ministerio de defensa de Rusia, Zvezda, citó al senador ruso quien dijo que “Ucrania es un factor de división en la UE”.

A pesar del hecho de que la cumbre no tuvo una declaración final (los partidarios aún no llegaron al acuerdo si hay que incluir el punto sobre la opción europea de Kyiv, que podría garantizar la afiliación de Ucrania en la UE en el futuro), la Comisión de la UE hizo una comunicación bastante positiva sobre la misma cumbre de Kyiv.

Por ejemplo, el presidente de la Comisión, Jean Claude Junker, dijo que “en los últimos tres años fueron hecho más pasos que en los primeros veinte años de la independencia” y “Ucrania debe estar orgullosa por sus logros”. La cumbre definió varias prioridades en reformas, confirmó que seguirá el apoyo financiero por parte de la UE. Además confirmaron que no iban a reconocer a la península de Crimea como parte de Rusia.

La prensa occidental tampoco fue tan pesimista cuando cubría la cumbre. Radio Liberty escribió que las relaciones entre la UE y Ucrania se fortalecen por la ratificación del Acuerdo de la Asociación y el lanzamiento del régimen sin visados para los ucranianos.

The Wall Street Journal comentó que el hecho de que la UE aún no confirmara las garantías a Ucrania sobre su afiliación en el futuro no juega un papel crucial en el corto plazo, ya que los partidarios reconocen que faltan años y años para que Ucrania esté lista para unirse con la UE.

El medio digital EU Observer señaló que un oficial de Bruselas dijo a los periodistas que la cumbre de Kyiv iba a celebrar un momento positivo en las relaciones entre países.

Euroactiv acentuó la importancia de la ratificación del Acuerdo de asociación justo antes de la cumbre.