El medio chino Global Times, el diario oficial del partido comunista de China, el 7 de marzo publicó una “investigación” en la cual culpa al batallón ucraniano Azov de ser “neonazis”, mientras que al gobierno estadounidense le culpa de financiar a los radicales.A pesar de que Rusia se justifica diciendo que supuestamente está “desnazificando” a Ucrania, algunos medios internacionales aún tienen interés en el tema de un nazismo inexistente en Ucrania y de esa manera se solidarizan con el Kremlin. Un artículo en el Global Times, así como en otras publicaciones internacionales como Gazete Duvar de Turquía, NBCNews y Al Jazeera de Qatar, afirman que Estados Unidos supuestamente «apoyó a los nacionalistas ucranianos para promover fuerzas extremistas en Europa del Este» y de que «el problema de los nazis en Ucrania es real».

Captura de pantalla de Global Times

Las actividades del Batallón Azov en Ucrania, que cuenta con mil combatientes y está ubicado en Berdyansk y Mariúpol, han estado en el punto de mira de cierto segmento de los medios desde su creación en 2014, cuando se desató la agresión rusa contra Ucrania, la ocupación de Crimea y de los territorios de las regiones de Donetsk y Lugansk. Azov había liberado la ciudad de Mariúpol en 2014, también participó en los combates cerca de Ilovaysk y en Shyrokyne. 

Desde este entonces el batallón estuvo en el centro de atención de los medios junto con las falacias que estaban dando vueltas (por ejemplo, “las amenazas contra holandeses”) de que todos sus miembros pertenecen a grupos neonazis. Los medios rusos publicaron una foto falsa de que los de Azov llevan tatuajes con símbolos nazis. 

Desde que el 11 de noviembre de 2014 el batallón Azov fue incorporado a la Guardia Nacional de Ucrania, los medios pro-Kremlin empezaron a afirmar que la mayoría de la Guardia Nacional son nazis. Mientras que la cantidad total del personal es de 60 mil militares, entre los cuales un millar de Azov no puede formar “la mayoría”. También durante los últimos 7 años el batallón creció en 200 personas; de 800 en 2014 a 1000 en 2022

Las visiones personales de los miembros de la organización también son bastante diversas. Según el exministro del Interior de Ucrania, Arsen Avakov, «no hay tendencia al nazismo en el batallón, pero algunos de sus miembros pueden tener su propia visión personal del mundo«.

Además hay otra foto “preferida” que los medios internacionales han difundido durante los últimos años hasta el día de hoy. En la foto supuestamente vemos a la milicia de Azov, pero en realidad es una puesta de escena con los combatientes de Motorola (Arsen Pavlov, el ruso que vino al Donbás y se convirtió en un líder). En la foto original, la del fondo no es una bandera del batallón Azov, sino la bandera de los separatistas del Donbás. La misma bandera de los unidades de Motorola fue publicada en 2014 por el medio de propaganda rusa Rusvesna.

Otras provocaciones de los medios rusos sobre la participación de Azov en los movimientos nazis en Ucrania han sido refutadas por organizaciones ucranianas e internacionales, como Bellingcat.

Regresando al artículo nuevo de Global Times, sólo podemos constatar que está lleno de narrativas de la propaganda rusa, incluidas las citas al medio The Nation, que toma la posición del Kremlin fuera de Rusia. 

Las afirmaciones de que es el Pentágono quien promociona a “los nazis” de Azov es un rastro de propaganda rusa más. Hay que mencionar que durante 2014-2019, algunos congresistas de EE.UU., al proporcionar a Ucrania proyectos de ley militares, por el contrario, expresaron su preocupación por la financiación del «nazismo» en Ucrania. 

Como explicó el comandante de Azov, Denys Prokopenko, tales declaraciones generalmente estaban relacionadas con la falta de conocimiento de los congresistas estadounidenses sobre las actividades de la organización. Actualmente, Prokopenko está defendiendo a Mariúpol: el 7 de marzo de 2022 él hizo un vídeo desde la ciudad rodeada por los rusos. El líder de Azov no lleva símbolos nazis ni tampoco hace ni saludos, ni lemas nazis. 

Para corroborar su creencia de que las actividades del batallón Azov en Ucrania son parte de una «conspiración estadounidense» global, Global Times cita a Li Wei, un experto en seguridad nacional del Instituto de Relaciones Internacionales Contemporáneas de China. Él explica que “apoyar a los neonazis ucranianos sirve a los propios intereses de Estados Unidos. Al fomentar el conflicto entre Ucrania y Rusia, Estados Unidos ha debilitado a Rusia y empujado a Ucrania aún más hacia la OTAN; también mejoraron sus relaciones con Europa, que se había vuelto más estratégicamente dependiente de los Estados Unidos. Estados Unidos es, de hecho, el mayor beneficiario de las tensiones entre Rusia y Ucrania». En confirmación el medio presenta los “hechos” de que los miembros de Azov participaron en los ataques terroristas a mezquitas en Nueva Zelanda en 2019 y en las protestas en Hong Kong.

Sin embargo, dicha información no tiene confirmación, ya que el regimiento declaró que acepta como reclutas solamente a ciudadanos ucranianos. La campaña de reclutas de la Guardia Nacional está abierta y no hay ninguna palabra sobre la invitación de las organizaciones de ultraderecha, una vez más confirmó Denys Prokopenko. En Azov no hubo ningún recluta estadounidense, agrega. 

Al mismo tiempo, en Rusia existen muchos grupos de ultraderecha, con los cuales cuenta también el Kremlin. El Kremlin también financia activamente partidos políticos de ultraderecha en Europa, como el Frente Nacional (Francia), la Alternativa de Alemania (Alemania) y otros, lo que no mencionan los medios pro-Kremlin.